Un lugar en el mundo

Migue, miembro del grupo de jóvenes 3 ha querido compartir con nosotros su experiencia en la convivencia Un lugar en el mundo, que se celebró la pasada semana en la Casa de Espiritualidad Padre Damián. Gracias!

la foto (3)

Hola, me llamo Miguel López Perdiguero pertenezco al grupo de jóvenes 3 y voy a escribir sobre mi experiencia en la convivencia llamada “Un lugar en el mundo”. Todo empezó un 20 de Julio cuando llegábamos a esa casa tan especial en la cual habíamos pasado tanto buenos como malos momentos, más buenos que malos. Por la noche llegaron nuestros amigos los madrileños, a los cuales les cogí mucho cariño. A la mañana siguiente empezaron a llegar sevillanos y gaditanos.

Encontrarse a gente la cual no veía desde hace mucho tiempo y saber que están muy bien me llenó de felicidad. También me encontré con caras nuevas, las cuales Dios puso en mi camino. Ese mismo día nos dieron una charla en la que explicaba que era la convivencia más dura espiritualmente hablando, todos en ese momento pensábamos en divertirnos más que en reflexionar pero… ellos tenían razón. Los catequistas hicieron unos talleres hablando de los valores para iniciarnos en los temas los cuales trataríamos durante toda la semana.

El martes se nos presentaba un día nuevo, yo tan feliz le pregunté a un monitor que íbamos a hacer, el contestó “ver una película”, yo ilusionado me puse a pensar que película nos pondrían… fue TITANIC… me desilusioné bastante al pensar en ¡3 horas de película! Me arrepentí de pensarlo, era la primera vez que la veía y la verdad que pensando en los valores de los que hablamos el día anterior la ves con otros ojos aunque… sigo sin entender porque tira el diamante. Por la tarde hicieron los grupos de reflexión el cual me encantó:  grandes catequistas como Angel Luís y Noelia me hicieron abrir los ojos y apreciar la obra maestra de James Cameron y sacarle todo el jugo de valores.

1Miércoles, para mi un día triste. Empezamos muy bien la mañana con una charla muy profunda y nos mandaron a reflexionar, me fui a mi lugar de reflexión, la entrada de la casa, termine rápido de reflexionar y me puse a pensar en mis cosas, cuando Tamara, mi catequista se acercó a hablar conmigo, pensé que me preguntaría que tal y poco más pero… por desgracia no fue solo eso. Me informó de una mala noticia… Falleció un familiar de una gran amiga de Sevilla. Tras terminar el tiempo de reflexión y pensar sobre ello, fui a hablar con ella, le dije que pediría por ella en al oración de la noche así que esa noche eso hice, pedí por ella y por su familia, sabía por lo que estaba pasando ya que me sucedió lo mismo hace ya unos años.

Jueves de penitencia, tras otra charla profunda nos mandaron a hacer desierto, fue una hora y media en la cual mi cabeza no de jo de pensar entre lo que ocurrió el miércoles y dudas sobre la fe que me aparecieron. Por la tarde nos prepararon para el perdón y estuvimos reflexionando de los pecados que habíamos cometido y me dio mucho que pensar. Llegó la noche y todos en un gran circulo esperábamos el perdón. Me puse un poco triste debido a que la chica de antes se fue llorando pero después del perdón Tamara se acercó por si necesitaba pañuelos, creía que estaba llorando, yo le dije que no y ahora le quiero dar las gracias por tanta preocupación sobre todos nosotros a lo largo de esta convivencia.

Viernes, un día más tranquilo, fue un día de diversión por así decirlo, entre el tiempo libre, preparar la misa, cantar, los vídeos y la fiesta final. Sábado, vuelta a casa, todos nos levantamos con la idea ya de que era el final, tras llevar las maletas a la puerta y desayunar, todos empezábamos a despedirnos dándonos los números de teléfonos y demás, todo llegaba a su fin tras una semana en la casa de los sueños.

Miguel López, jóvenes 3.


Una respuesta a “Un lugar en el mundo

Los comentarios están cerrados.