#ContagiatuEsperanza

esperanza

Párate un segundo. Piensa en tu vida. ¿Qué sientes? Seguro que en el historial de tu corazón descubres agobios y preocupaciones, problemas y errores que han dejado huella, dolor y angustia… No eres el único. Mira a tu alrededor y descubrirás que a muchos más les pasa lo mismo.

Nuestras vidas a menudo no son lo que soñamos y nuestro mundo no es perfecto. Crecer personalmente y mejorar nuestra sociedad supone un gran esfuerzo, que no siempre tiene el éxito esperado. Por eso hay quienes arrojan la toalla y se limitan a vivir sin pararse, sin pensar en sus vidas, sin saber realmente lo que sienten. Han perdido la esperanza.

¡Pobre de ellos! La esperanza tiene que ser el motor de nuestras vidas. Solo ella puede hacernos avanzar en el camino cuando nos sentimos bloqueados o con pocas fuerzas. El Adviento es el tiempo en el que la Iglesia entera toma conciencia de esta necesidad y trata de avivar la esperanza de todos los hombres y mujeres de nuestro mundo.

Los Magos de Oriente tuvieron que realizar un largo camino hasta encontrarse con Jesús pero, ¿habrían sido capaces si en el cielo no hubiese brillado la estrella?  También los pastores suspiraban por que algo les hiciera salir de sus monótonas vidas pero. ¡Qué afortunados tuvieron que sentirse al recibir el anuncio del ángel! Ambas escenas del Belén nos ayudan a caer en la cuenta de que la esperanza se puede trasmitir.

El mundo necesita esperanza, buenas noticias, razones para seguir creyendo que todo puede ser diferente, mejor. Hace falta que los cristianos seamos personas que, aunque sean tachadas de utópicas e ingenuas, intenten orientar en el camino a los que buscan y contagien su esperanza con buenas noticias.

Esos podemos ser nosotros. Desde ya mismo, en cualquier lugar, ¡contagia tu esperanza! Y para ello te proponemos que uses el hashtag #contagiatuesperanza. Busca razones para seguir soñando, mensajes que devuelvan la alegría a quien lo necesita, infunde ánimo a quien lo ha perdido. ¿Quién sabe? A lo mejor tus tweets se convierten en estrellas que conduzcan a otros hasta Jesús.

No dudes en ponerte manos a la obra. Es muy sencillo y verás como haciéndolo sonreirás más y serás más feliz. ¡Contagia tu esperanza!


Una respuesta a “#ContagiatuEsperanza

  1. Gracias al equipo de redacción por su reflexión en el pórtico del adviento de 2013

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.