Un Belén lleno de detalles

Un diciembre más el patio de la casa parroquial acoge nuestro tradicional Belén. Todos los años disfrutamos de la representación del nacimiento del Mesías gracias al cariño, la generosidad y las buenas manos de un grupo de voluntarios que hacen un gran regalo a la comunidad. Durante las últimas semanas han dedicado horas de ese tiempo que a nadie le sobra a idear y preparar todo lo necesario, desde las casas hasta las alfombras y los puestos del mercado que dan colorido.

Después llega el tiempo del ensamblaje de la estructura y la creación de las escenas, en el que se han empleado unas 24 horas divididas en varias sesiones. Al final de este artículo encontraréis un vídeo en time-lapse donde en apenas un minuto se resume una parte del trabajo: el montaje en sí. El próximo año prometemos mostrar otras labores igualmente importantes.

Ahora llega lo más importante para nosotros: vuestras visitas, lógicamente, con todas las medidas de seguridad. Esperamos que disfrutéis de todos los detallitos que han nacido de las manos y el amor del equipo de voluntarios y, sobre todo, que como dice el Papa Francisco, la contemplación de la escena de la Navidad nos invite a todos “a ponernos ponernos espiritualmente en camino, atraídos por la humildad de Aquel que se ha hecho hombre para encontrar a cada hombre. Y descubrimos que Él nos ama hasta el punto de unirse a nosotros, para que también nosotros podamos unirnos a Él”.

Buen adviento.