Por la boca vive el pez

Un nuevo comienzo

 

Me encantan los comienzos de cursos.

Es verdad, que cuando era chico gran parte de culpa la tenía el estrenar un libro, una libreta o un lápiz. Olía a nuevo.

Pero es que el comienzo de curso huele a nuevo, y eso me deja siempre una sensación de alegría y esperanza por empezar. Después de un periodo de descanso, ya hemos olvidado si el curso anterior terminó de manera muy cansada y estamos dispuestos a continuar la aventura.

¿Qué me deparará el nuevo curso? ¿Qué proyectos se iniciarán? Menudo horizonte tan abierto para poder emprender cosas o continuar con las que ya teníamos.

En este mirar hacia delante es imprescindible hacer una criba. Despojarse de todo lo que nos lastra y apostar por aquello que es lo único importante.

Es ahora cuando recuerdo lo acontecido en la JMJ de Rio de Janeiro durante el mes pasado. Tras todo este tiempo, se ha podido hacer una reflexión más sosegada de todo lo escuchado en la ciudad brasileña. Se ha apelado, ante los jóvenes de todo el mundo, pero también ante los obispos, dirigentes políticos, empresarios y demás cargos institucionales, a trabajar con humildad y responsabilidad, a no dejarse excluir, a pelear por la justicia. En definitiva, a vivir el Evangelio de forma consecuente e integrar a Cristo en cada una de nuestras vidas.

Porque, recordando las palabras del Papa Francisco en el rezo del Ángelus del domingo 25 de agosto, “no podemos ser cristianos de etiqueta, tenemos que ser cristianos de corazón”, tenemos que atender a las cosas importantes de la vida y no debatirnos constantemente en la ambigüedad.

Y lo bueno, es que todo esto parece nuevo y refrescante, a pesar de ser lo mismo que ya conocíamos. Y es que el Evangelio siempre huele a nuevo. Jesús huela a nuevo, y nos habla siempre de forma renovada.

Que necesario era este aire fresco.

Ahora, en este inicio de curso, una vez mas y como siempre, está en nuestras manos cambiar la situación en nuestra diócesis. “Hagamos lio”.

Seguiremos hablando.

Un abrazo, Horacio.


3 respuestas a “Por la boca vive el pez

  1. Es cierto,lo nuevo me pone”mariposas en el estómago” y me llena de esperanza.Seré capaz?.Me dará la salud? Me encomiendo a la Virgen María , confío en el Señor y comienzo a dar pasitos,uno tras otro y El proverá.

    Me gusta

  2. Que el Señor nos ayude a toda la Parroquia en este nuevo curso. Felíz curso pastoral 2013-2014 para todos.
    Vuestro Párroco hermano: Francisco de Paula Piñero y Piñero

    Me gusta

  3. El Evangelio siempre nuevo, nuestras mentes tienden a envejecer y tenemos que renovarnos cada día, el Evangelio nos precede.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.